Brasil quiere evitar el éxodo de futbolistas hacia Europa

Posted on December 11, 2012 
Filed Under futbol brasilero

“Real Madrid, Barcelona y otros se llevan a nuestros mejores artistas y montan grandes espectáculos de fútbol. Debemos fortalecer el fútbol sudamericano para ser capaces de retener a esos jugadores”, señaló Aldo Rebelo, ministro de Deporte brasileño.

El sueño del funcionario parece lejano en distintas ligas fuera del país organizador de la próxima Copa del Mundo, que por ejemplo, puede darse el lujo de retener a Neymar, el pequeño astro mundial que es pretendido por los más poderosos del Viejo Continente y seguirá en Santos.

“No es sencillo, pero hay que ingeniarse para tratar de evitar que se marchen los mejores. No hace mucho tiempo atrás, equipos como River, Boca, Santos, Palmeiras, Peñarol y Nacional” viajaban a jugar torneos en España “y ganaban con relativa facilidad”, destacó Rebelo en una visita a Montevideo.
Hoy esa realidad se ve bastante lejana e improbable por la debilidad económica del fútbol sudamericano y la monstruosidad que ejercen los gigantes europeos. Es imposible competir con clubes de la talla del Barcelona, Madrid, Manchester United, Manchester City, Chelsea o Inter de Milán, para citar algunos ejemplos.

El apremio económico es determinante en el fútbol sudamericano y si en Argentina, cuna de talentos, no pueden retener más de 20 partidos en primera a los futbolistas con mejor potencial en inferiores, resulta utópico creer que puedan sostener a una promesa en ligas con menos prestigio a los ojos del mundo y menos recursos como Uruguay, Chile o Colombia. Brasil es la única excepción.

El fútbol es “pasión” en todos los países de América del Sur y no sólo “un espectáculo deportivo”, sino que además “influye directamente” en temas sociales, culturales y económicos, y por ello “tenemos que hacer un esfuerzo para mejorarlo”, enfatizó un crédulo ministro.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Leave a Reply




Futbol Champagne, Noticias de Futbol, Ligas de Futbol, Copas de Selecciones