River Plate ganó el superclásico del futbol Argentino

“El fútbol es la dinámica de lo impensado”. La frase que inmortalizó el prestigioso periodista Dante Panzeri sobrevoló el primer tiempo en la Bombonera. Si Guillermo Barros Schelotto planificó el partido con Centurión como eje y se quedó sin su figura a los 15 minutos, lesionado. Si Gallardo no puso en el banco de suplentes a un lateral izquierdo y a los 3 se quedó sin Casco, también lesionado, y tuvo que improvisar con Mayada.

Es cierto que el DT de River se adaptó mejor a los cambios. Supo leer que el Pity Martínez, que venía jugando las últimas fechas del torneo por derecha, iba a hacer más daño por izquierda, en la espalda de Peruzzi. Y lo hizo. El mediapunta marcó el primero, con una volea perfecta, y armó el segundo, con una asistencia a Alario.

Ante cada avance de River, Boca desnudó su fragilidad en el mediocampo y en la defensa. Síntoma de eso fueron las amarillas que sufrieron Fabra, Vergini e Insaurralde. Los de Gallardo también jugaron al límite y lo sufrieron Martínez Quarta y Maidana, también amonestados. En ataque, Boca sólo amagó con lastimar en los primeros diez minutos, pero el gol del descuento le llegó en el último segundo, casi de casualidad, con un tiro libre de Gago que Batalla salió a cortar a destiempo y dejó pasar. Un blooper del arquero. Un gol impensado, como casi todo esa primera etapa.

En el segundo tiempo pasó lo opuesto. El partido pasó de ser vibrante a estar trabado en el mediocampo, con pocas ocasiones de gol. Y las que hubo, aparecieron más por errores defensivos que méritos en ofensiva de cada equipo. River otra vez sufrió las dudas de Batalla, que nunca transmitió seguridad aunque sobre el final del partido tuvo una doble atajada a Bou y Peruzzi que impidió el empate del local. Mientras que los xeneizes sufrieron con las limitaciones de su dupla central, que nunca estuvieron a la altura del superclásico.

El gol en tiempo de descuento de Driussi fue el punto final a un partido que River mereció ganar, por la calidad de sus individualidades, el planteo de Gallardo y la pobre propuesta xeneize.

Boca tendrá tiempo de asimilar el golpe. La diferencia de tres puntos que le lleva a su único escolta, San Lorenzo, le da tiempo para arreglar los errores. River, por su parte, se ilusiona porque quedó a cuatro puntos de la cima, con un partido menos. Quedan seis fechas y el final está abierto.

Clasico de Verano – Boca 1 River 0

El Xeneize le ganó 1-0 con un gol de cabeza de Pablo Mouche y se quedó con el torneo veraniego, tras vencerlo 2-0 en la ida. Los Millonarios perdieron a su flamante incorporación, David Trezeguet, por una lesión.

Boca consiguio ganar el segundo clasico de verano 2012.

River Plate Argentino descendio a la B . Historico

A River no le quedaba otra que salir a buscar el partido, que imponerse dentro de la cancha y tirarle toda su historia a Belgrano en el césped del Monumental. Así, con ese manojo de nervios que era el estadio de Nuñez, “El Millonario” se encontró a los seis cinco minutos de juego con un gol que lo bañó de ilusión. Pero claro, a este equipo de Juan José López todo le cuesta y por eso, hasta segundos antes de ese desaforado grito, tuvo que sufrir.

A los cuatro minutos, un tiro libre envenenado del mediocampista César Mansanelli en busca de centro, terminó en el arco de Juan Pablo Carrizo. El gol enmudeció al Monumental, pero el árbitro Sergio Pezzotta, a instancia de su asistente, invalidó el gol por dos jugadores de Belgrano que estaban un pasito adelantados, tapando la visión del arquero. Inmediatamente, a la salida de esa jugada, la pelota terminó en los pies de Mariano Pavone, que paró la pelota y en la medialuna del área sacó una media vuelta rasante que se clavó abajo, para el 1-0.

El gol maquilló las falencias de River y desnudó las de Belgrano. Sin llegar y sin el poder de la pelota, “El Pirata” sólo atino a conservar la calma y se aferró a aguantar los embates de un “Millonario” que iba con más adrenalina que otra cosa. Hasta los 30, River construyó dos situaciones claras de gol, ambas en la misma jugada. Primero fue Pavone, que remató al pecho de Olave cuando la jugada pedía un poco más de sutileza por el poco ángulo, inmediatamente, el uruguayo Juan Manuel Díaz conectó de cabeza un centro milimétrico de Walter Acevedo y la pelota se perdió apenas alta.

River jugó la mejor media hora del semestre, con llegadas, cambio de ritmo y fogosidad de tres cuartos de cancha en adelante. Belgrano fue muy tibio, sólo atinó a aguantar ese vendaval riverplatense. A Franco Vázquez no le llegaba la pelota y César Pereyra no encontraba espacios para explotar su velocidad. En el equipo local se utilizaban bien las bandas, aunque a veces se abusó de los centros.

El primer tiempo se fue con un River que terminó lejos del arco de Olave. En los últimos 10 minutos sintió el frenético ritmo que impuso en la primera parte. Los de Ricardo Zielinski, por su parte, no supieron aprovechar ese bajón rival y se conformaron sólo con esperar el pitazo de Pezzotta, de una pobre labor en esos primeros 45 minutos.

En el segundo tiempo no hubo demasiadas variaciones. River salió a pararse en campo rival y Belgrano a encontrar alguna contra que lo acercara a su desafío de llegar a Primera. Con poco y tras una contra que agarró mal parado al “Millonario”, la pelota le cayó a Pereyra que corrió veinte metros, completamente solo, para enfrentarse a Carrizo. El delantero quizó colocar la pelota sobre el cuerpo del arquero y el balón se perdió afuera. Increíble. En esos pocos segundos que duró la jugada, el silencio en El Monumental fue sepulcral.

Belgrano sintió que podía encontrar espacios, que podía lastimar de contra y se animó un poquito más ante un River que mermó su velocidad, algo que era previsible por la gran intensidad que expuso en el primer tiempo. Así, a los 13 un pelotazo al área de River terminó en pesadilla. Desconcierto entre Juan Manuel Díaz y Alexis Ferrero, la pelota cayó mansa en los pies de Guillermo Farré que le pegó de aire. La pelota pasó sobre los pies de Carrizo y estalló en la red, para la locura de la tribuna visitante y el mutismo de los locales.

El gol fue un balde de agua fría para la esperanzas de River, que mermó velocidad, rendimiento y, con media hora por jugar, debía hacer otra vez dos goles. A los 17’, un penal infantil de Cristian Tavio, le dio una nueva oportunidad al equipo de Juan José López. Pavone se hizo cargo, pero su remate, potente, se encontró con un enorme Olave. Si algo le faltaba a River, era volver a lidiar con su poca suerte.

Tras el penal el juego tomó un rumbo distinto. Belgrano se agrando dentro del campo y vulneró cualquier intento desesperado de su adversario. Las gradas comenzaron a irradiar su bronca. La desilusión se apoderó de 60 mil almas, y la impaciencia se trasladó a un equipo abatido animicamente dentro del verde césped. Finalmente, a los 44 minutos, la furia de los hinchas acabó antes de tiempo con el partido y las chances de uno de los gigantes argentinos.

“Tito” Pomepi dirigirá a Boca

Después de otra estrepitosa caída por el campeonato Clausura del fútbol argentino, Abel Alves, el entrenador de Boca Juniors, presentó su renuncia. Será reemplazado por Roberto “Tito” Pompei.

Anoche Boca cayó 3 a 0 ante Colón de Santa Fe y sigue penúltimo en las posiciones del Clausura. Sumó apenas 11 puntos de 39 disputados, producto de dos victorias, cinco empates y seis derrotas, según resume hoy el portal del canal de noticias TN. Fue el peor comienzo de campeonato en la historia de Boca.

Según el portal, antes del partido el entrenador tuvo una fuerte discusión con el arquero Javier García, que no fue titular. Según se informó, Alves decidió no incluirlo entre los once titulares, lo que despertó la bronca del jugador que le respondió e insultó. Ese habría sido el detonante para su renuncia.

El lugar de Alves lo ocupará Roberto Pompei, ex jugador de Boca Juniors, de buena pegada en sus tiempos de número 10 y que tuvo un pasaje por el fútbol europeo, más precisamente en el Real Oviedo de España.

Pompei era hasta ayer entrenador de las divisiones juveniles de Boca Juniors, cargo que ocupa prácticamente desde su retiro de las canchas. Como jugador supo ser campeón de América y del Mundo con Vélez Sarsfield, en 1994. También jugó en Racing, junto al “Piojo” López y el “Mago” Capria, hasta que pasó a Boca.

En el club xeneize jugó 30 partidos y anotó 3 goles. Luego viajó a España y en 2000 regresó a la Argentina: jugó en Estudiantes, Chacarita, Arsenal, Huracán y Atlético Centenario.

Algo no funciona bien en el “mundo Boca”

“¿Por qué me sacás si vamos perdiendo?”, le preguntó Martín Palermo a Abel Alves cuando iba camino al banco de los suplentes después del ingreso de Viatri al campo de juego; Boca Juniors perdía 1 a 2 contra Chacarita Juniors por el torneo Clausura del fútbol argentino.

La pregunta de Palermo no tuvo respuesta en ese momento: según los periodistas que estaban en el campo de juego, el entrenador de Boca escuchó a Palermo pero no le respondió, sino que siguió viendo el partido que al final Chacarita ganó por 4 a 1.

Sin embargo, después del partido, Alves dijo que no escuchó la pregunta de Palermo y que lo reemplazó porque “estaba cansado”, había jugado dos partidos en tres días.

“Cambié a los dos delanteros, no solamente a Palermo, porque Viatri estaba un poco más descansado para que colabore un poco más con le medio”, agregó el entrenador que, según dijo, continuará siendo el entrenador de Boca por lo menos hasta el final del campeonato.

Claro que la decisión del entrenador no le cayó bien a Pelermo ni tampoco a la afición de Boca Juniors, que no podía explicarse cómo el goleador histórico del equipo dejaba el campo justo cuando se precisa más que nunca del gol.

Desde que Alves es el entrenador, Boca solo ganó dos partidos, el más importante ante River Plate, el tradicional rival, el jueves último en la Bombonera por 2 a 0 con goles del chileno Gary Medel; suma 11 puntos en 11 partidos jugados, y ocupa la antepenúltima posición.

Además de ser el capitán y goleador de Boca, Palermo es el goleador histórico del club: tiene 218 goles como Luis Cherro, y con uno más será el primero absoluto en la tabla de goleo xeneize.

Los caminos de Alves y Palermo parecen cruzarse a la vista de los resultados, y el entredicho del fin de semana es una muestra más de ello; por si fuera poco, la decisión del entrenador de Boca se contradice con sus propias declaraciones de semanas antes, después del partido ante Godoy Cruz, cuando dijo que “Palermo y Riquelme no pueden salir nunca”.

Algo no funciona bien en el “mundo Boca”.

Se postergó inicio del fútbol argentino

Humberto Grondona, presidente de AFA, anunció hoy que el comienzo del campeonato Apertura quedó suspendido.

La mayoría de los clubes no está al día con Futbolistas Argentinos Agremiados, por lo que el presidente de AFA pretende acordar un nuevo contrato con la televisión y que ésta adelante unos 30 millones de pesos que necesitan los clubes.

“El tiempo dirá. La televisión cumple con los valores, pero que nos de lo que nos corresponde”, dijo Grondona a los medios de prensa, después de una reunión de directiva.

Esta tarde, un grupo de hinchas del fútbol tiró piedras contra la sede de AFA y realizó pintadas ofensivas en las paredes contra Grondona.

El inicio del campeonato estaba previsto para el 14 de agosto.

La mayoría de los clubes de primera división no están al día con los futbolistas, por lo que el presidente de AFA pretende arreglar un nuevo contrato con la televisión.

Next Page →

Futbol Champagne, Noticias de Futbol, Ligas de Futbol, Copas de Selecciones