Clásico: ganó Barcelona

Posted on December 14, 2008 
Filed Under Noticias

Pero ma’ sí, dejemos que al menos una vez el arbolito tape el bosque. Que esa imagen del final, exquisita por cierto, de definición imposible pinchando una bola que vaya uno a saber dónde encontró espacio para superar el lomo de Casillas, sea la que decore el pino de una noche festiva. Esa postal casi navideña es la que quedará en el recuerdo, con Cannavaro estrellándose contra un palo en su inútil intento de salvada, como alguna vez fue la de un tal San José, defensor del Real Madrid que se hizo inmortal por dársela feo contra el palo en un quiebre impensado de Maradona. Sí, de un 10 argentino del Barcelona a otro, sí, de Diego a Messi, sí, como para seguir sumando material de archivo, aunque en este caso, salvo el desenlace, la jugada no se parezca en nada…

Pero ma’ sí, si en definitiva sirvió para ponerle el moño a un clásico que no se podía perder. Y no se podía porque al Barsa ya se lo habían dado por ganado antes de jugarlo, porque era en casa y porque debía vengar la última humillación del pasillo al campeón y el posterior 1-4. Y también vale un montón para Leo, que se decía especialmente motivado para este derby e interiormente sentía cierta presión por ser el líder futbolístico del equipo que mejor juega en Europa. Y si se quiere, lo de anoche le dio un empujón más en la recta final hacia la elección del FIFA World Player, que se entregará el 12 de enero.

Al Pulga mucho le consultaron sobre aquel hat-trick del 2007 que valió un agónico 3-3 y él, medido como de costumbre, aclaró que ahora con un golcito le alcanzaba. Lo que no le faltaba era razón. Porque el Madrid salió a no dejarlo jugar, a frenar sus movimientos antes de que lo sean. Al minuto, nomás, lo taló Sergio Ramos, finalmente el anti-Messi elegido por Juande (un acierto). Y en esa primera parte también lo atendieron Sneijder, Gago, Drenthe y otra vez Ramos (estas últimas dos penadas con amarillas).

En el pisotón de Pintita, cuando apenas iban 13′, Messi enseñó gestos de fastidio. Un malhumor que lo fue sacando del partido y que lo llevó a desenvolverse como un 9 retrasado durante el segundo tiempo. Así pues, funcionando como rebotero, casi se manda el 1-0 después de un remate de Eto’o, pero Casillas completó la doble atajada. A esa altura parecía que Iker sería el dueño del clásico porque ya venía del penal atajado al camerunés, aunque en las fotos terminó saliendo con distinto protagonismo.

“Al principio nos pudo la ansiedad, pero al final sacamos el partido adelante”, reconoció el rosarino, quien no pasó por alto las marcas que se llevó a casa: “Recibí alguna falta demasiado fuerte pero estoy bien”. Se cura con la felicidad de ganar un derby y empatar el historial personal. Un regalito de Papá Lionel.

Fuente: Ole.com

Be Sociable, Share!

Comentarios

Leave a Reply




Futbol Champagne, Noticias de Futbol, Ligas de Futbol, Copas de Selecciones