Clásicos

Posted on October 20, 2008 
Filed Under Noticias

Clásicos son clásicos. El resultado juega, tanto en los equipos como en los hinchas… y los directivos, y los entrenadores. El clásico de River y Boca, que ganaron los xeneises, terminó con los hinchas millonarios pidiendo la cabeza de dirigentes y del propio entrenador, Diego Simeone; el clásico de Madrid, entre el Real y el Atlético, terminó con los rojiblancos estudiando cambios para el próximo partido, para dar vuelta la página.

No es lo mismo el fútbol argentino que el español. No es lo mismo que uno de los grandes, en este caso River, esté último en la tabla de posiciones. No es lo mismo la pasión que la enfermedad. No es lo mismo pedir cambios que echar a un trabajador. No es lo mismo un Boca – River, que un Real – Atlético.

Es distinto.

El clásico es uno y sus circunstancias. Como los hombres. Ganar puede cambiar la historia, al menos por un tiempo, hasta que el rival se tome revancha. No hay mal que por bien no venga: perder ahora, puede alimentar el triunfo de mañana. Los hinchas deberían pensarlo.

Los dirigentes también. Hace unos días, el presidente de Rosario Central apareció en televisión insultando a jugadores y técnicos por la mala campaña. Dijo que eran unos hijos de puta.

Los hinchas de River piden ahora la cabeza de Aguilar, el presi del club. Otros quieren que se vaya Simeone, que ganó todo. Simeone jugó aquí y allá: perdió con River y perdió con el Atlético, pero ganó más que todos. Supo ser campeón. Tuvo revanchas: hubo un mal y después un bien.

Simeone es un ejemplo clásico. El clásico no es más que un partido más, distinto, pero que vale tres puntos como todos. Saber perder es responsabilidad de todos. Saber ganar también. Y la revancha siempre está, a la vuelta de la esquina, como sienten los españoles.

Be Sociable, Share!

Comentarios

Leave a Reply




Futbol Champagne, Noticias de Futbol, Ligas de Futbol, Copas de Selecciones