Juan Martín Mujica: “Jugábamos de memoria”

Posted on March 21, 2009 
Filed Under Entrevistas

Con Luis Cubilla revivía la historia gloriosa de los tricolores y de la Selección Uruguaya. Néstor Goncálvez agregaba la rivalidad del clásico en una mesa llena de gloria. Mujica cuenta cada capítulo con la capacidad didáctica del entrenador y la pasión del muchacho soñador que llegó a la cumbre. Su voz ronca le pone una música especial.

-¿Cómo recuerda la Copa de 1971?
-Ya me habia tocado jugar dos finales, con Racing y Estudiantes. La tercera fue la vencida. Nacional iba aumentando el poderío cada año. Teníamos a Artime, Cubilla, Manga, jugadores extraordinarios. También a Anchetta, Masnik y otros que metíamos pata como locos y conseguimos ganarle a Estudiantes que venía arrasando. Fue maravilloso. Había gente que decía que Estudiantes estaba decaído, pero no era así, seguía siendo un gran equipo.

-¿Pesaba que Peñarol tenía Copas y Nacional no?
-Sí, era un peso grande. Antes no se cambiaban tanto los jugadores, los planteles eran casi los mismos. Nacional era un equipazo. Jugábamos de memoria, cada cual sabia lo que tenía que hacer, estábamos casi todos juntos desde el ’66. Estaban además Prieto, Maneiro, Morales… Había 7 titulares de la Selección de Uruguay del Mundial ’70 y otros tres que habían sido suplentes.

-¿Cómo se paraba el equipo?
-Con linea de cuatro, después un volante que era Montero Castillo, un 8, un 10, que eran Prieto y Maneiro, y adelante Cubilla, Artime y Morales. Yo era lateral izquierdo, pero no de marca, era de ataque. Como Nacional tenía un gran equipo, eso iba a favor mío porque los rivales siempre nos esperaban. Tenía un gran entendimiento con Morales, llevábamos 6 años juntos. Y después me defendía con los tiros libres y los penales, hacía goles.

-Eran partidos bravos los de esas Libertadores?
-Eran guerras, hoy la Confederación y la FIFA piden más disciplina. Y la televisión te marca cosas que ahora muchos jugadores se privan de hacerlas.

-¿Era especial jugar en el Centenario?
-Sí, lo hacíamos valer. Lo traíamos ya de nuestros antecesores, que ahí no podíamos perder. Defendíamos con uñas y dientes, se hacía cada partido bárbaro.

-¿Esa época lo enriqueció como entrenador?
-Uno saca lo mejor de los técnicos y lo que no se debe hacer también. Teníamos a Etchamendi, que había trabajado en Argentina y conocía a Estudiantes. Era inteligente y sabía sacar ventaja de nuestras condiciones. Después jugué en Europa y le vi la otra cara a la moneda.

-¿Cómo armó el equipo campeón que dirigió en 1980?
-Yo fui el técnico más joven que ganó la Copa en ese momento. A los 37 años era campeón de mi país y de América. Ya los 38 fui campeón del mundo. Mezclé jugadores que habían compartido conmigo con otros más jóvenes. Todavía se jugaba con dos punteros. Adelante teníamos a Bica, Victorino y Morales, que se retrasaba.

-¿Qué siente por Nacional?
-Para mí es lo máximo, porque yo nací en una ciudad pequeñita, Casa Blanca, al sur de Paysandú. Ahí éramos de Nacional o de Peñarol. Mi familia era toda de Nacional. Yo me formé en Rampla y después pasé a Nacional. Fue una satisfacción muy grande defender la camiseta que de chiquito soñaba.

-¿Cómo se vive un Nacional-Peñarol?
-He dirigido en varios países, pero como el clásico uruguayo no hay. Más duro que el uruguayo, imposible. Por todo, porque cada uno se defiende con todas las ganas, ahi se deja todo.

-¿Cómo era Cubilla como futbolista?
-Para mí Luis fue el último gran jugador que hubo en el Uruguay. Después de él y Rocha no ha nacido otro como ellos. De hoy me gustan mucho Messi, Forlán, Lugano. En mi puesto no hay, el último que me gustó fue Sorín. A Uruguay le están sacando los jugadores muy jóvenes. Antes nadie pensaba en salir del país. Los que éramos hinchas de Nacional queríamos jugar en Nacional y los de Peñarol lo mismo.

Fuente: Conmebol

Be Sociable, Share!

Comentarios

Leave a Reply




Futbol Champagne, Noticias de Futbol, Ligas de Futbol, Copas de Selecciones